Elegir las zapatillas adecuadas para correr

Por 4 diciembre, 2015 Blog No Comments
zapatillas-adecuadas-para-correr
¿Cómo elegir las zapatillas adecuadas para correr? En los últimos tiempos, debido sobre todo al auge del running, ha habido un aumento exponencial de oferta en todo lo que rodea al mundo del corredor. Por supuesto, el mundo de las zapatillas es donde posiblemente tenga su mayor exponente.

Los podólogos tenemos que estar realmente agradecidos a las grandes marcas de deporte por haber introducido en el lenguaje de cualquier persona (más si es corredor), palabras como pronación y supinación. No hay ningún corredor que se precie al que estas palabras no le hayan surgido en más de una conversación.

Para los profanos, vamos a explicar brevemente que significan:

  • La pronación es el movimiento por el que el pie tiende a desplazar la carga hacia el interior, es decir, tiende a aplanarse.
  • La supinación es el movimiento contrario, el desplazamiento de la carga del pie hacia la zona externa.

Así dicho, parece bastante sencillo. Si tu pie se va hacia adentro eres pronador y si se va hacia afuera eres supinador…fácil.

El tema se complica un poco cuando sabemos que ambos movimientos son normales en una persona que pisa bien. Nuestro paso, en más del 90% de las personas, contacta con el suelo por la zona externa del talón, es decir, supinando. Y, a continuación, comienza un desplazamiento de la carga hacia la zona interna para despegar por el primer dedo, o sea, pronando. Casi todas las personas somos supinadoras y pronadoras a la vez. Pues vaya lío…

0001-12_0

¿Tiene sentido la oferta de zapatillas pronadoras o supinadoras o es meramente un argumento comercial?

Es importante dejar claro que aunque es verdad que hay un componente de marketing alto en la venta de zapatillas, también es cierto que las grandes marcas invierten mucho dinero en investigación para mejorar sus productos.

El hecho de generar zapatillas que puedan contener la pronación, puede tener sentido en casos concretos de corredores. En aquellos en los que por distintos motivos tenga sentido controlar un exceso de pronación.

Pero tenemos que entender que la pronación del pie es un movimiento natural y necesario. El pie está formado por 28 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones. Toda esta estructura nos hace entender fácilmente que es una pieza generada para tener movimiento. Qué sentido tendría  tener una estructura tan sumamente móvil si no fuese necesario dicho movimiento.

Los pequeños movimientos que realizan esas 33 articulaciones en cada paso, principalmente en el movimiento de pronación, son los que permiten asumir al pie la gran carga que soporta en cada paso. Cuando corremos, en el pie de apoyo, podemos llegar a soportar hasta 4 veces nuestro peso. Si el pie pierde su capacidad de movimiento, que es lo que puede pasar con un control de pronación excesivo, está perdiendo su capacidad de amortiguación. Por tanto, estamos enviando un plus de carga a otras estructuras como la rodilla, que no disponen de estructura de amortiguación, ya que el cartílago o los meniscos no estás para amortiguar sino para evitar la fricción entre el fémur y la tibia.

Uno de los motivos por los que el pie puede perder capacidad de amortiguación es precisamente usar un control de pronación más elevado del que necesitamos. O sea una aparentemente mejor alineación del pie puede ser la causa directa de una lesión en nuestra rodilla. El hecho de que al filmarnos veamos que el pie con una zapatilla se va menos hacia adentro que con otra, no garantiza en absoluto que eso vaya a ser beneficioso para nosotros. En unos pacientes puede ser necesario y en otros perjudicial.

O sea que si eres pronador…. ¡enhorabuena! porque en caso contrario, su rodilla está en altísimo riesgo de lesión.

¿Cómo elijo el tipo de zapatilla que necesito?

La pregunta, llevada a otro campo que nos puede servir de ejemplo sería: ¿cómo elijo unas gafas graduadas, que sean las que realmente necesito para mis ojos? Pues acudiendo al especialista, así de sencillo.

Si nuestro pie y nuestra forma de pisar son normales, una zapatilla neutra o un ligero control de pronación, si tenemos un peso mayor, puede ser más que suficiente. Ahora bien, si tienes molestias o lesiones, es muy importante valorar si tu forma de pisar puede tener relación o no con dichas molestias.

galeria24-gran

Hay ya tantos actores en el mundo del running que creo que es muy importante saber quién es quién y para qué está cualificado cada uno:

  •  Dependiente de tienda genérica de deporte. Posiblemente dispone de la información que le da la marca, pero si se trata de un espacio multideporte, difícilmente podrá ser especialista de todos ellos y se limitará a poder transmitir el mensaje que la marca haya pautado.ç
  • Dependiente de tienda especializada en running. Creo que hay ejemplos claros,  donde un dependiente experto puede ser una ayuda crucial para elegir la zapatilla que necesitamos. Nos va a recomendar la zapatilla ideal en función de nuestro peso, superficie donde corramos, distancias, amortiguación y control de pronación, entre otras.

Este dependiente sabe todo sobre las zapatillas para correr (mucho más que el 99% de los podólogos), pero su misión es precisamente esa: asesorar sobre la zapatilla en función de lo que el cliente le indique.

Entonces, ¿un dependiente de una tienda especializada le puede hacer un estudio de la marcha? Mi respuesta es que le puede hacer un estudio encaminado a la venta de la zapatilla, pero nunca una valoración clínica y la relación de su forma de pisar con lesiones presentes o futuras, que es lo que necesita el corredor.

- Podólogo deportivo. Debería ser el encargado de realizar un estudio biomecánico desde la perspectiva clínica. Es decir, realizar las pruebas necesarias con la tecnología suficiente para poder emitir un diagnóstico sobre la forma de pisar y cómo dicha forma de pisar influye en otras estructuras musculares o articulares. El podólogo debe ser capaz de indicar al paciente el diagnóstico y la solución para su pisada.

000podoactiva-77_0

Es importante, aunque no suficiente, disponer de una plataforma de presiones en las que veamos las cargas que se generan en nuestros pies. Además, se debe realizar una correctaexploración muscular y articular, un análisis cinemático de la carrera, análisis de la técnica, etc. Hoy en día, un buen profesional puede apoyarse en tecnología de última generación que añade mucha precisión al estudio: sistemas de análisis en 3D dinámicos que permiten analizar el movimiento de todo el cuerpo, escáner 3D, acelerómetros, vídeo en alta velocidad, etc. Tras el estudio, el especialista valorará si es necesaria una plantilla personalizada o no. A veces será necesaria la derivación al fisioterapeuta, al médico deportivo, al preparador físico, etc.

Con el diagnóstico  y las pautas del podólogo, el dependiente especializado debería asesorarle sobre la zapatilla que más le conviene a cada corredor según el tipo de control, amortiguación, altura de drop… Como todo en salud, el éxito es el trabajo coordinado de distintos profesionales. Estoy seguro que todos aportamos valor si hacemos lo que debemos hacer.

000podoactiva-71

En ocasiones, nos encontramos con ortopedias en las que se publicita un estudio de la marcha. Es importante entender que la cualificación de un técnico ortopeda no le permite emitir ningún tipo de diagnóstico clínico y su misión sería exclusivamente fabricar, previa prescripción médica o podológica, un tratamiento ortopédico. En ningún caso está cualificado, ni técnica ni legalmente, para diagnosticar, prescribir, ni diseñar una plantilla para ningún paciente y mucho menos para un deportista donde la exigencia, por su intensidad, es mucho mayor.

También podemos encontrar sitios donde un fisioterapeuta o un licenciado en Educación Física y Deporte realizan estudios de la marcha. Ambos profesionales tienen una gran importancia y pueden ayudar muchísimo a un corredor.

El fisioterapeuta es el complemento perfecto para el corredor, ya que si hemos elegido bien la zapatilla y usamos la plantilla adecuada (en los casos necesarios), tener un “fisioterapeuta de cabecera” ayudará tanto en la prevención como en el tratamiento y recuperación de las lesiones. En mi opinión, el fisioterapeuta puede realizar un estudio biomecánico para su relación con ciertas lesiones, pero no es el profesional que debe realizar los estudios de la marcha con el objetivo  de pautar una plantilla personalizada. Es el podólogo quien tiene una mayor especialización y competencias en ese campo. Igual que pienso que no tiene sentido que un podólogo manipule una cadera, por ejemplo.

En el caso del preparador físico, que es una figura fundamental, si realiza un estudio de la marcha para valoración de la técnica, puede ser de gran ayuda. Si lo realiza con el objetivo de pautar una plantilla personalizada, el no contar con cualificación sanitaria puede llevarle a cometer importantes errores en este campo. En mi opinión, el preparador, además de muchas otras funciones, debe ser el que paute la “dosis” de ejercicio. Todo el mundo entiende que hacer ejercicio es bueno, pero pocas personas se preocupan de la cantidad de ejercicio que necesitan. Un medicamento puede ser muy bueno en la dosis correcta y muy dañino en la inapropiada. Lo mismo pasa con el deporte, y creo que contar con una persona experta en la pauta de los entrenamientos, técnica, carga, etc. es altamente recomendable.

escaneado_pie1

Queremos destacar también la importancia para cualquier deportista de contar con un médico deportivo de confianza. A estas alturas seguimos viendo corredores que asumen retos importantísimos en cuanto a intensidad y no se han realizado una prueba de esfuerzo y un chequeo médico deportivo. Aunque lo cite al final de este artículo, creo que debe estar al principio de la lista de cosas importantes que debe tener en cuenta cualquier persona que se plantee hacer deporte con cierta intensidad. En este caso, la prevención es vital y entre todos tenemos que concienciarnos de ello.

Creemos que cuando el podólogo hace de podólogo, el dependiente de dependiente, el fisio de fisio, el preparador de preparador, etc…los resultados son realmente buenos. El valor del equipo siempre supera con creces el talento individual.

Nuestro consejo es que si te gusta correr, igual que vas a elegir tus compañeros de retos , aventuras y buenos ratos, elijas tu otro equipo y cuentes con tu tienda especializada de zapatillas, tu médico deportivo,  tu podólogo deportivo , tu fisio y tu preparador.

Estaremos encantados de pasar a formar parte de “tu equipo”

Y por terminar como comenzamos: Si eres pronador….Enhorabuena!, solo nos falta saber ¿desde dónde pronas?, ¿cuánto pronas?, ¿en qué momento del paso pronas?, ¿cómo afecta la carga y la fatiga a tu pronación?, ¿cuánto sería lo ideal que se te controlase dicha pronación?, ¿tiene relación esa pronación con tu lesión?, ¿necesitas una plantilla que controle dicha pronación?, ¿qué grado de movilidad necesita tener esa plantilla?, ¿necesita un control de pronación en la zapatilla?, ¿el movimiento supinación-pronación-resupinación funciona correctamente? Como pasa en casi todas las preguntas que parecen fáciles, la solución es compleja, pero posible.

Nuestro trabajo como profesionales es preocuparnos por ello, para que tú te preocupes solo de disfrutar corriendo… y pronando.

Jesús Machado | Equilibro funcional, es clínica oficial de Podoactiva en Sevilla.

Autor: @jvictoralfaro

Fuente: Podoactiva