Pilates para embarazadas

Por 18 abril, 2017 Blog No Comments
embarazadas

Los ejercicios del método Pilates fortalecen tu abdomen, espalda y músculos del suelo pélvico sin sobrecargar tus articulaciones, por eso son excelentes durante el embarazo. Algunos estudios sugieren que la práctica regular del método Pilates puede ser tan favorable como los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

¿Cómo me ayudará el método Pilates durante el embarazo?


En Equilibrio Funcional Jesús Machado, tenemos la experiencia para trabajar con mujeres embarazadas.  La principal ventaja de este método es que los ejercicios se enfocan precisamente en los músculos y funciones que podrían ser problemáticos durante el embarazo y después del parto (postura, control de la orina) sin conllevar riesgos. 

La práctica regular del método Pilates te ayudará en lo siguiente: 

  • Fortalece tu pared abdominal, lo cual prepara mejor tu cuerpo para cargar el peso extra del embarazo. Las hormonas del embarazo hacen que tus ligamentos (el tejido que conecta los huesos) queden más maleables y se estiren, y esto aumenta la posibilidad de que te lesiones.
  • Disminuye el dolor de espalda a través del fortalecimiento de los músculos internos de tu pared abdominal, que son los que dan estabilidad a la espalda y pelvis. Si los músculos de la pared abdominal están débiles, hay más posibilidades de tener dolor en la espalda o en la pelvis.
  • Fortalece tu suelo pélvico ayudando a crear una base más firme para los intestinos, vejiga y útero a medida que tu bebé crece y se desplaza hacia abajo. Esto ayudará a evitar que se te escape un poco de orina cuando toses o estornudas.
  • Te ayuda a mantener el equilibrio, ya que tal vez estés un poco más torpe de lo normal o pierdas un poco el equilibrio ahora que estás embarazada. Los ejercicios de Pilates fortalecen los músculos centrales de tu cuerpo y te ayudan a mantenerte más estable al caminar a medida que crece tu panza.
  • Alivia la carga sobre tu espalda y pelvis, puesto que muchos de los ejercicios se hacen sobre las manos y rodillas (a cuatro patas), que es una posición muy buena durante el embarazo. Hacia el final del embarazo, también podría ayudar a hacer que tu bebé se coloque en la posición ideal para nacer.
  • Te ayuda a relajarte y controlar la respiración, lo cual es importante durante el embarazo y el trabajo de parto.

Diseñados para ayudar a las mujeres embarazadas a sentirse mejor y más fuertes a medida que avanza el embarazo, y le prepara para el parto, los ejercicios de Pilates son sencillos de realizar. ¿Qué aportan?

  • Concentración y precisión. Se aprende a focalizarse en los movimientos del cuerpo, una habilidad muy útil para dar a luz.
  • Control. Como se realizan movimientos específicos, las mujeres desarrollan un control, que ayuda a moverse con más facilidad.
  • Desplazamiento del centro de gravedad. Mantener fuerte esta zona durante el embarazo es muy importante, ya que puede cambiar notablemente la forma en que la embarazada se mueve o camina.

Las diferencias entre la práctica de Pilates durante el embarazo y fuera de él se basan específicamente en los cambios fisiológicos que tienen lugar en la anatomía de la mujer durante la gestación. Conocerlos para poder adaptar el tipo e intensidad de los ejercicios es la clave para poder realizar esta disciplina correctamente.

En general, es bueno hacer ejercicio durante el embarazo. Procura hacer ejercicios aeróbicos, como caminar o nadar, y también ejercicios para fortalecer la musculatura, como el Pilates

¿Y si nunca he hecho Pilates antes?

Antes de probar los ejercicios del método Pilates, es importante que te asegures de que puedes realizar contracciones fuertes con el suelo pélvico apretando estos músculos (si te cuesta reconocer los músculos, prueba lo siguiente: siéntate a orinar en el inodoro y detén la orina; después déjala correr de nuevo. Los músculos que aprietas y relajas para controlar la salida de la orina forman parte del suelo pélvico). Si puedes realizar estas contracciones, sacarás el mejor provecho de las clases de Pilates. Si no logras encontrar tu suelo pélvico, habla con tu fisioterapeuta entes de empezar a hacer Pilates. 

Realiza el siguiente ejercicio para verificar si tienes una buena estabilidad en tu núcleo (los músculos del centro de tu cuerpo). Quizás tengas que probarlo varias veces hasta que puedas hacerlo con facilidad: 

  • Posición con las rodillas y las manos en el suelo. Sitúa las manos directamente bajo tus hombros y verifica que tus rodillas estén alineadas con tus caderas. Mantén la espalda recta. Si puedes, hazlo frente a un espejo para que puedas comprobar tu postura.
  • Toma aire, y cuando dejes salir el aire aprieta con fuerza el suelo pélvico, como en un ejercicio de Kegel, al mismo tiempo que contraes tu ombligo hacia dentro y hacia arriba.
  • Trata de mantener esta contracción por 10 segundos, sin mover la espalda. Sigue respirando normalmente mientras aprietas los músculos.
  • Relaja lentamente los músculos al final del ejercicio.


Si puedes realizar este ejercicio con facilidad y repetirlo 10 veces, entonces tus músculos del suelo pélvico y músculos inferiores de tu pared abdominal están trabajando bien. Este ejercicio es seguro en cualquier etapa del embarazo. 

¿Puedo hacer clases normales de Pilates?

Claro que sí. Ponte en manos de un especialista cualificado y prueba nuestras clases de Pilates, somos instructores profesionales. 

Jesús Machado | Equilibro Funcional · Tu Clínica de Fisioterapia en Sevilla [Los Bermejales]

 

Más informaciónRealiza tu consulta GRATIS

About Jesús Machado

Osteópata y postgraduado en fisioterapia deportiva escuela universitaria Real Madrid