El invierno y la lumbalgia

Por 29 octubre, 2018 Blog No Comments
Lumbalgia

Ahora que ha llegado el frío de verdad vemos como las consultas especializadas se llenan de casos de gente con lumbalgias, un dolor muscular localizado en la parte baja de la espalda que suele afectar al 70% de la población adulta en alguna etapa de su vida..

Es lo que comúnmente conocemos como lumbago y suele estar provocado por causas de origen mecánico como una sobrecarga muscular, una mala postura o un movimiento brusco, provocando una contractura y una inflamación de la zona que, aunque puede manifestarse en cualquier época del año, tiene una mayor incidencia cuando las temperaturas son más bajas debido a los cambios bruscos de temperatura y la humedad.

Al tratarse de un dolor causado por una inflamación muscular, se recomienda aplicar calor seco en la zona y tomar antinflamatorios por vía oral para aliviar el dolor, pero eso sólo servirá para calmarlo, ya que la contractura no desaparecerá hasta que el tratamiento se combine con fisioterapia¿Qué es la Fisioterapia? La Fisioterapia es una disciplina de la Salud que ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a paliar los síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. Frecuentemente se relaciona la Fisioterapia o a los Fisioterapeutas con el masaje, pero su arsenal de técnicas terapéuticas es mucho más amplio. ¿Quién es el... More.

Tratamientos como la andulación, complementado con el masaje descontracturante manual, se han convertido en los mejores aliados para acabar con este tipo de dolencias, ya que gracias al masaje vibratorio andulante (de ahí su nombre) y a la aplicación de calor en la zona más interna de los tejidos, se produce además de una fuerte relajación del músculo, una liberación de endorfinas que ayuda a disminuir el dolor y la inflamación de la zona afectada, lo que hace que en pocas sesiones el paciente recupere la movilidad.

¿Cómo podemos prevenir el dolor de espalda?

  • Haga ejercicio periódicamente. La actividad regular mantiene su cuerpo fuerte y flexible para ayudarle a apoyar la espalda. Establezca y mantenga un programa regular de ejercicios que incluya entrenamiento aeróbico.
  • Controle su peso. El peso provoca estrés adicional en la espalda y en todas las estructuras con las que se relaciona.
  • Evite actividades que requieran levantamiento de objetos pesados, rotaciones importantes del tronco o vibraciones corporales. Estas acciones pueden generar mucho estrés y tensión en su espalda. Evítelas siempre que sea posible y use una mecánica corporal adecuada.
  • Tome conciencia de su postura, una correcta higiene postural, y acuda a su fisioterapeuta para que le valore y enseñe técnicas de corrección si no sabe como corregirla.
  • Reduzca o controle el estrés. El estrés puede causa tensión muscular e incluso espasmos, modifica los patrones respiratorios y nos hace adoptar postura de “defensa”. Busque formas de reducir o controlar el estrés en su vida.

¿Qué no debemos hacer ante un dolor de espalda?

  • Reposo en cama:

Solamente autorizado si la intensidad de los dolores lo precisa. Cuando se prescribe, debe ser lo más corto posible, de naturaleza intermitente, no permanente (se levantan solo para ir al baño) y no debería durar más de dos o tres días. Se recomienda seguir con las actividades habituales en la medida de lo posible, tanto de la vida diaria como laboral (aunque habría que valorar el tipo de trabajo).

* Se designan actividades de la vida cotidiana como las siguientes: vestirse, lavarse, subir y bajar escaleras, hacer compras, comer en la mesa, preparar las comidas, recoger objetos, hacer las tareas de casa, etc.

  • Las fajas y corsés lumbares:

Las fajas lumbares pueden ser útiles como parte de un tratamiento para aliviar un episodio de dolor agudo lumbar, ya que proporcionan sujeción y estabilidad a la zona. Sin embargo, su uso prolongado puede convertirse en un riesgo. Se recomiendan únicamente en situaciones muy agudas en las que el dolor no permita realizar las actividades básicas de la vida diaria.

Debido al efecto de la faja, la musculatura responsable de la sujeción de la columna deja de hacer su trabajo, y se atrofia aún más, generando mayor debilidad en la zona lumbar.

Además puede dar lugar a otro tipo de efectos colaterales como afecciones de la piel, debido a la fricción o al calor que generan, problemas digestivos o de circulación sanguínea.

Por estas razones, la faja lumbar puede ser útil para aliviar el dolor en casos puntuales, en los que debe retirarse lo antes posible para evitar la pérdida de tono muscular de la columna y con ello la cronificación del problema.

Su uso debe ser temporal, y siempre y cuando no se sufran de otro tipo de afecciones que puedan verse agravadas por su utilización.

¿Qué podemos hacer ante un dolor lumbar?

  • Manténgase en movimiento. Es normal que quiera evitar el uso de su espalda cuando ésta duele. Sin embargo, para la mayoría de los tipos de dolor de espalda, se ha demostrado que la inactividad, especialmente el reposo en cama, hace más daño que bien ya que puede retardar el proceso de recuperación y provocar que sus músculos estén más débiles, tensos y presenten más dolor. Aunque quiera evitar las actividades que hacen que su dolor empeore, manténgase lo más activo posible
  • Encuentre una posición cómoda. Cuando repose, puede ser que tenga que probar diferentes posiciones para aliviar su dolor. Una posición que funciona bien para muchas personas consiste en acostarse boca arriba con las caderas y las rodillas flexionadas, con almohadas debajo de sus muslos. Acostarse sobre un lado con las rodillas flexionadas y una almohada entre sus piernas también puede ayudar.
  • Aplicación de calor o frío. El frío puede disminuir su dolor, mientras que el calor puede relajar los músculos tensos. Aplique hielo o calor, sin sobrepasar intervalos de más de 10 minutos. Para aplicar calor, pruebe con una botella de agua caliente, una almohadilla térmica, o un saco de semillas; o tome un baño caliente.
  • Trate de corregir su postura como le hemos explicado. Si no sabe cómo debe realizar las correcciones o no puede, debe acudir a su fisioterapeuta.
  • Acuda a su fisioterapeuta para que realice una valoración completa, comience el tratamiento y le de recomendaciones personalizadas en cuanto a ejercicios y estiramientos.

Y recuerde: ¡prevenir es mejor que curar!

 

Jesús Machado | Equilibro Funcional · Tu Clínica de Fisioterapia¿Qué es la Fisioterapia? La Fisioterapia es una disciplina de la Salud que ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a paliar los síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. Frecuentemente se relaciona la Fisioterapia o a los Fisioterapeutas con el masaje, pero su arsenal de técnicas terapéuticas es mucho más amplio. ¿Quién es el... More en Sevilla [Los Bermejales]

 

Más informaciónRealiza tu consulta GRATIS