¿Qué es la osteopatía? Principios básicos

Por 9 enero, 2016 Blog No Comments

El osteópata actúa sobre el tejido conectivo, músculo-esquelético y craneal del paciente. Conoce la anatomía y la fisiología humanas y sabe que el funcionamiento y la estructura corporal implica a todos los sistemas orgánicos.

Esta disciplina se define como una terapia manual complementaria que busca las disfunciones anatómicas y fisiológicas en el paciente para liberar al cuerpo de ellas. Es crucial que los profesionales que la ejerzan tengan una formación sanitaria homologada (fisioterapia¿Qué es la Fisioterapia? La Fisioterapia es una disciplina de la Salud que ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a paliar los síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. Frecuentemente se relaciona la Fisioterapia o a los Fisioterapeutas con el masaje, pero su arsenal de técnicas terapéuticas es mucho más amplio. ¿Quién es el... More, enfermería o medicina) y una formación reconocida en osteopatía. En España la osteopatía no está regulada ni a nivel educativo ni en su práctica.

No trata ni a la enfermedad ni el síntoma, sino al paciente en su globalidad.

A partir de un sistema de diagnóstico y tratamiento específico, pone especial atención en la estructura del individuo y en los problemas mecánicos que en la misma pueden aparecer. No trata ni a la enfermedad ni el síntoma, sino al paciente en su globalidad, lo que se busca es el origen primario de la disfunción.

La osteopatía se inició en Estados Unidos a finales del siglo XIX con el doctor Andrew Taylor Still, quien a través de la observación de sus pacientes y la aplicación de profundos conocimientos de anatomía y biomecánica postuló que la salud y el correcto funcionamiento del individuo dependen de la integridad estructural global del cuerpo.

Principios básicos

Los principios básicos de la osteopatía son:

1. La estructura y la función están relacionadas: cualquier parte del cuerpo cumple una función que viene marcada por su propia estructura.

2. La ley de la arteria: las arterias y el resto de estructuras tubulares juegan un papel crucial tanto en el aporte nutricional como en la retirada de las sustancias de deshecho. Una alteración de la circulación en este sentido produce patologías, ya sea a través de una inflamación, atrofia, irritación o trauma.

3. El sistema nervioso y su control del flujo sanguíneo: una alteración nerviosa puede dar lugar a cambios vasculares. El osteópata requiere un gran conocimiento de la anatomía y de la fisiología para poder detectar y solventar cualquier alteración y corregir la función del sistema nervioso autónomo de manera precisa.

4. Todo está interconectado: el ser humano no funciona como una serie de partes independientes, sino como un todo. El mecanismo de unión entre las diferentes partes viene dado por el tejido conectivo. Los sistemas músculo-esquelético y nervioso contribuyen a la comunicación y a la locomoción, mientras que los sistemas arterial, venoso y linfático favorecen la nutrición de los tejidos y la eliminación de sustancias tóxicas.

5. Ley de autorregulación y autocuración: la enfermedad resulta de la interacción entre la persona y los medios interno y externo y sucede cuando se superan los mecanismos de defensa o de adaptación a una situación. La causa puede ser una alteración de la estructura o de la función que impida dicha adaptación. Elementos de autocuración del organismo son por ejemplo la fiebre, la inflamación o la coagulación plaquetaria, y de autorregulación son el sudor o el pH sanguíneo.

Patologías más tratadas y prevención

Las patologías que más ven los osteópatas son las asociadas al dolor de espalda ya que, en la medicina convencional los recursos que se emplean van ligados al uso de medicación antiinflamatoria o a la cirugía.

Pero la osteopatía es también utilizada durante el embarazo, para ayudar al cuerpo de la futura madre a adaptarse a los cambios físicos, o entre los bebés, al ayudar a solventar defectos craneales derivados del parto y que conllevan irritabilidad, cólicos o dificultades para dormir.

El osteópata puede jugar un papel muy importante en la prevención de la enfermedad y en el mantenimiento de un buen nivel de salud.

Otras patologías más asociadas a la mente como la depresión pueden ser también tratadas desde la osteopatía pues, la persona deprimida tiende a desarrollar una postura cerrada hacia delante y la osteopatía puede ayudar a abrir la respiración y contribuir a una mejoría.

En una primera consulta el paciente pasa por la fase de anamnesis en la que describe su estado actual y antecedentes como accidentes de tráfico, caídas graves o paso por operaciones quirúrgicas. Después se realiza una valoración y diagnóstico estructural y de movilidad. Por último, con la persona tumbada en la camilla, los osteópatas examinan e intervienen sobre las zonas del cuerpo que pueden estar implicadas en la dolencia.

El osteópata puede jugar un papel muy importante en la prevención de la enfermedad y en el mantenimiento de un buen nivel de salud porque el estilo de vida actual ligado a las prisas, el sedentarismo, el uso del coche y el ordenador influye sobre la salud global. Los osteópatas podemos ayudar a través de recomendaciones que se adaptan a cada persona: tipos de deportes idóneos, corrección postural y reeducar al organismo para que mantenga la salud.